Aníbal Álvarez

Reseña en la revista JANO 2005

El ayamontino Aníbal Álvarez escritor y poeta, autor del poemario ‘Espiral de sangre, sueño y vida’ escribe en el número monográfico de Jano dedicado al cerebro una reseña sobre el libro Tiempos Cortos. Historias de psiquiatría infantil escrito por la Dra. Mardomingo y publicado por Díaz de Santos

Este número de JANO es un monográfico sobre el cerebro, ese lugar mágico donde se forja todo lo que nos hace humanos: pensamientos, sentimientos a Ideas. Todo eso y más, mucho más. Como, por ejemplo, la palabra. En el hermoso libro que acabo de leer Tiempos cortos. Historias de psiquiatría infantil –como se ve, un tema idóneo para un monográfico sobre la mente- se dice que “no se puede renunciar a las palabras, sin ellas no somos nada“. La frase la pone María Jesús Mardomingo, autora de tan ejemplar libro, en boca Elena una de las pequeñas protagonistas de un texto donde la sencillez de su prosa,     su profundidad de intenciones y la ternura de los relatos se unen en una complicidad de intenciones con las estupendas fotografías de Luis Viani.

No sé si la autora ha buscado conmover, pero sus relatos conmueven. Ignoro si ha querido hacernos reflexionar, pero la reflexión surge y siembras interrogantes en la mente del lector. Como lector al que las humanidades le importan más que ninguna otra cosa, he de confesar que nada más leer el prefacio, al tropezar con la frase de Mardomingo “ser médico, como lo fue mi padre, me ha permitido tocar el alma de la gente“, supe que me iba a encontrar con algo más que con un libro formado por relatos cortos; son historias visceralmente humanas, escritas a punta de sentimiento y de corazón por una autora de la que sabemos que ha colaborado estrechamente con asociaciones de padres e instituciones educativas, con el deseo de lograr un mundo mejor paro los niños y los jóvenes, y que al emborronar las cuartillas de lo que más tarde sería este libro lo hizo sabiendo que los 29 relatos que lo componen “nacen del deseo de que las vidas de sus pacientes no se pierdan“, convencida de que “el médico que escribe atrapa todo un mundo personal que se ofrece a su mirada y lo salva del olvido“.

Libro humano. y recomendable, historias del corazón protagonizadas por pacientes infantiles, donde se nos dice que “el amor, cuando se tiene, hay que apresarlo para que nos sostenga el resto de la vida“, donde personajes como Marta, a la que no le gusta la realidad, opta por crearse otra: “Lo que un día fue para mí certeza, hoy es nostalgia, pero yo aspiro a ver por vez primera el mundo, a desnudarme del todo y abrir los ojos a la realidad como los abre un recién nacido”.

 

Aníbal Álvarez, escritor y poeta